El elenco de Supernatural y Hillywood se unen para cantar y bailar ‘Shake it off’

Miren, quiero poner un poco de contexto.

Supernatural es uno de mis programas favoritos. Hay vampiros, hombres lobo, wendigos, ángeles, demonios y, enmedio de todo, dos hermanos que quedan atrapados en el negocio familiar. Ya saben, los que defienden a la gente de las cosas que acechan en la oscuridad.

Sí, me gusta porque hay muchas criaturas y porque desarrollaron su propia mitología, como el hecho de que los vampiros tienen hileras de dientes como tiburones y solo pueden morir si los decapitan. O que los dioses necesitan, para seguir existiendo, que alguien crea en ellos y cuando eso deja de pasar y nadie sacrifica alguna virgen, se aburren y la buscan ellos mismos. El asunto de la hermandad también me interesa mucho, porque al final de todo, Sam solo tiene a Dean y Dean solo tiene a Sam.

Pero si hay algo que de verdad amo acerca de Supernatural, es su self-awareness. Es un programa que acaba de terminar su temporada 10 anoche (y no he visto el episodio), así que en varios momentos, ha “saltado sobre el tiburón”, aún a pesar de que es un show de criaturas míticas y los dos hermanos que las cazan. Pero en lugar de tomárselo en serio, cada vez que llega un cambio de trama o la aparición de algún personaje más allá de lo lógico dentro del canon de la serie, en el diálogo, los mismos personajes reconocen que están ante una situación ridícula. Por ejemplo, se dan cuenta de que uno de sus enemigos, el Trickster, está en el pueblo que visitan y…

Todo ese episodio, llamado Changing Channels, es así. También hay una parodia de un programa de concursos en Japón, una de CSI Miami y la última no la mencionaré, porque cuando pasa es una sorpresa que siempre me hace reír. Si no han visto el episodio, vayan.

La serie ha tenido varios de esos episodios “experimentales”, en donde hacen de todo. En alguno, los dioses antiguos (no, no Cthulhu) como Ganesha, Kali y Mercurio, están en un motel para degustar la carne de varias personas. En otro, Dean muere muchas veces, en una especie de Groundhog Day tenebroso. En otro, Sam y Dean Winchester saltan a una dimensión en donde sus vidas… son parte de un show llamado Supernatural, una trama similar a lo que pasaba en otro episodio en el que los hermanos se dan cuenta de que todo lo que les pasa es parte de las visiones de un escritor, que en realidad es un profeta de Dios. Y, en otro momento, Dean y Sam se enteran de que hay slash fiction de sus personajes. O aquél día en el que pasan cerca del set de Gilmore Girls.

Y luego, Supernatural hizo una carta de amor a todos sus fans, cuando se produjo este episodio

Bueno. Tomen en cuenta todo eso cuando vean el video del final, en el que Hilly y Hanna Hindi recrean muchos momentos de Supernatural al ritmo de una versión modificada de Shake it Off de Taylor Swift, con Hilly en el papel de Dean, Hanna en el papel de Castiel y Osric Chau (que fue Kevin en el programa) como Sam. Entre las cosas que suceden, también se incluye la recreación de un outtake en donde Dean canta Eye of the TigerY hay un Impala.

El video de por sí es muy, muy bueno. Y luego, se torna amazeballs cuando te das cuenta que los mismos integrantes del cast del programa empiezan a aparecer. Y a bailar. Sí, eso incluye a Misha Collins, Jared Padalecki y Jensen Ackles.

Supernatural, siempre cuidando a sus fans. Ahora, disfruten. Me tiene sonriendo desde hace rato.

Vía The Hillywood Show

¡Comparte!

Deja un comentario