Amable recordatorio: la temporada 3 de Hannibal comienza hoy

en

Tengo que decirles esto, de entrada: no amo todo lo que hace Bryan Fuller. Dead Like Me, oh, sí (aunque se quedó por poco tiempo). ¿Pushing Daisies? No. Y mil veces no. Ya vi Amélie, así que no necesito una serie de TV con todo el efecto endulzado de la película, pero en esteroides.

Pero Hannibal es una cosa aparte. Sí, está basada en la serie de novelas de Thomas Harris, pero no siguen la historia al pie de la letra. No, Hannibal Lecter no se parece a Anthony Hopkins, Freddie Lounds es una chica, Alan Bloom también (Alana) y Jack Crawford es Lawrence Fishburne. La fotografía es muy buena, los asesinatos son casi hermosos y las actuaciones son tremendas. Pero hay algo mejor que todo eso.

Food porn.

Hannibal 2

Más que cualquier programa de Bourdain, que Iron Chef, que Hell’s Kitchen, Hannibal debe ser el show que más salivación produce en sus espectadores. Los platillos son presentados de una manera que es imposible que no se te antojen. Volteas a ver tus snacks con desdén y deseas ese lomo de cerdo. Esa pierna. Ese brazo. Y entonces te acuerdas que toda la comida está hecha de carne humana.

Fuck.Hannibal 1

Sigues con hambre y sigues con antojo, pero no puedes dejar de sentir pena y asco por los personajes. Porque sabes que un día se van a enterar de que estuvieron comiendo humano por meses. Y aún así… sientes hambre.

El primer episodio de la tercera temporada se transmitirá de manera simultánea en todo el mundo. En México, pasará por AXN a las 10 de la noche. Si todavía no empiezan a verla, la primera temporada está en Netflix. Y no vale la advertencia de verla con el estómago lleno o vacío: no sirve de mucho.

¡Comparte!

Deja un comentario