Música nueva que debes escuchar: Oscar – Cut and Paste

en

Me gusta el pop sincero, el pop que es descaradamente pop. No me refiero al pop de plástico que sale de meter un manojo de estudios de mercado al Pro Tools, sino aquel que surge de la genuina intención de crear melodías que te dan cosquillas, te hacen tararear y llevar el ritmo con el pie. Claro, esa buena intención no basta. El pop que más me gusta se desprende de pretensiones, pero al mismo tiempo lo respaldan algunos elementos de genialidad como estribillos infalibles, historias maravillosas de chico-conoce-chica, o una saludable fuente de influencias de pop igualmente genial e infeccioso.

En Cut and Paste, su álbum debut, Oscar Scheller muestra al menos poseer dos de esas cualidades (no le he puesto atención a sus letras). Evidentemente, este tipo ha escuchado un montón de música y han sido, ya saben, los discos adecuados. Evidentemente, también, le gusta divertirse. Encuentro en Oscar esa peculiar grandeza que tiene gente como Guille Milkyway o Beck Hansen, es decir, un talento que va más allá de los contornos de la música pop, pero que decide vivir allí, porque es cómodo, bonito y le habla directamente a nuestro awkward teen interior. Oscar es pop basado en guitarras y sintetizadores llenos de sacarina, pero con un espíritu DIY como de los Brian Jonestown Massacre en versión ultratwee.

Ya le he dado varias vueltas a Cut and Paste y me parece un gran álbum.  No es revolucionario, no creo que intente serlo. Me encanta la voz de Oscar. Es un álbum para esas ocasiones en que se te antoja simultáneamente escuchar a Electric Light Orchestra y a los Strokes de Is this it? Bueno, eso es algo que me pasa a mí, porque soy lo suficientemente viejo como para ya haber aprendido a desdeñar las etiquetas y simplemente clasificar la música en aquella que se va a empolvar a en cajones que difícilmente serán abiertos nuevamente y en cosas jóvenes y brillantes como Oscar, con las que sé que siempre se me escapará una discreta sonrisa al presionar play o dejar caer la aguja.

¡Comparte!

Deja un comentario