Coin-Op 01: Hard Head y la muerte del arcade

LA ORIGINAL CULTURA GAMER

Cuando sujetas un joystick por tiempo suficiente se forman callos en la base de los dedos (en especial con las palancas americanas con forma de bate que no molan como las japonesas de bolita, y si entendieron esto, están en el lugar correcto, pinches nerds). Tengo los míos, son vestigios personales de una era que ya no existe. Ahora hay muchos discursos bajo la bandera de “gamer and proud” y se discute mucho (bostezo) sobre quienes son los verdaderos videojugadores y quienes los turistas de un fenómeno de entretenimiento que se volvió masivo al terminar el siglo XX.

De 1986 a 2002, el tiempo que dediqué a los videojuegos estuvo dividido entre lo que se jugaba en casa y lo que sólo se podría disfrutar en las maquinitas, o chispas, o arcade o en la farmacia. Esa era la cultura gamer original (me tocó ser parte ya de la segunda generación), la que oscilaba entre pasatiempo infantil y cultura callejera. Así fue durante 25 años aproximadamente. Luego la tecnología cambió y los sprites se convirtieron en polígonos. La cultura arcade murió (excepto en Japón, donde también se aferran a comer pescado tóxico con palitos). Los videojuegos se volvieron sedentarios, bueno, más. La forma de experimentarlos socialmente cambió por completo y con ello se transformaron también las formas en que nos entretienen y las satisfacciones que nos ofrecen.

arcade6big

Obviamente, lo anterior cambió la forma en que se diseñaban algunos géneros de juegos que nacieron en las maquinitas y tuvieron que reformularse para adaptarse a las consolas, sus controles y a un entorno doméstico. Otros géneros desaparecieron por completo. Sí, muchos juegos arcade de antaño encontraron un refugio en plataformas móviles y en las descargas digitales para consolas, pero se trata en su mayoría de franquicias bien establecidas que el público masivo recuerda a medias. Miles de juegos con fórmulas y propuestas de jugabilidad únicas han sido olvidados. De eso se tratará esta serie de publicaciones, de las maquinitas que quedaron sólo como recuerdos tan borrosos como una grabación en VHS.

 

HARD HEAD

Hard_Head_-_1988_-_SunA-(3hh04 1087_1

 

 

 

 

 

 

 

 

Hard Head es un juego de 1988 desarrollado por la corporación coreana SunA. Lo jugué por primera vez en 1989 en un salón de maquinitas grandísimo en Morelia (había más de 60 juegos, además de futbolitos), no recuerdo el nombre del lugar. Por aquel entonces yo tenía apenas algunos meses de haber estrenado mi primera consola, un NES Action Set y toda mi vida se trataba de Mario, Luigi, Donkey Kong y Mega Man. Mi sorpresa fue tremenda cuando vi que había un juego de Mario para maquinitas, pero apenas unos segundos después de acercarme al gabinete de Hard Head me di cuenta de que se trataba de otra cosa.

hh06 hh05 hh03

 

 

 

 

 

 

 

 

Este juego posee un extraño colorido que lo hace atrayente. Los colores son radiantes y se antoja jugar. Se ve como una versión más trippy de Mario. Un token a la ranura y a jugar… En 5 segundos supe que eso no era Nintendo. El control es terrible, no se siente “orgánico” como Mario, el control de los personajes es muy tieso y la física simulada del salto es muy caprichosa. Se vuelve difícil cuando no debería serlo. Es un juego de plataformas, el objetivo es llegar de un punto A al B y tener controles de movimiento refinados debería ser prioridad (claro, en el Siglo XXI esa lección todavía no es aprendida por juegos como Little Big Planet). Llevar a patadas un balón de soccer hasta la meta es el reto adicional para que no se sienta como otros juegos del género. Con un crédito llego al tercer nivel y no más. Me queda claro que es uno de esos juegos que se ven misteriosamente divertidos, pero no funcionan.  Vean:

Elegí Hard Head para inaugurar Coin-Op porque repentinamente me percaté de que se trata del primer juego (al menos que yo recuerdo) en el que se invirtió el flujo de inspiración y desarrollo tanto en lo comercial como en lo creativo; por primera vez la influencia de los videojuegos caseros se impuso y creó una imitación en arcade. En este ejemplo, lo anterior puede no parecer la gran cosa, pero a la distancia puede observarse que se trata de un ejemplo primitivo de una tendencia en la que las maquinitas incorporaron cada vez más elementos de juegos para consola, hasta que eventualmente se homologaron al mercado casero, relegando al diseño de juegos arcade a un nicho muy reducido con géneros y fórmulas muy específicas. Seguramente hay mejores exponentes para lo que trato de ejemplificar, pero Coin-Op tendrá como base mis anécdotas personales como vaguito gamer. So, deal with it y si saben de otro buen ejemplo, comenten drugos.

¿Marcó Hard Head esa tendencia? ¿Es un buen juego? No y no. Su único mérito es haberse inspirado en un gran juego. En forma retrospectiva podemos ver un indicio involuntario de la muerte del arcade, pero eso sería glorificar de más a un mal juego que desde su aparición fue una pieza exótica de entretenimiento que sólo consiguió exponer las limitaciones de los videojuegos de galería.

Vuelvan pronto por más maquinitas y obsesiones. ¡Por el Siglo XX y el cambio de las tortillas, bitches!

Un comentario Añadir valoración

  1. En mi caso “las maquinitas” fueron el entretenimiento social que me permitió conocer a gran cantidad de amigos cercanos a mi cuadra, aunque esto se debió más a la época dorada de los juegos de pelea. Las “retas” y los clásicos “te lo paso chavo?” te permitían conocer a gran cantidad de personajes que se volvían célebres en las farmacias, tienditas o “Chispas” . La época de los juegos de plataformas fue relativamente corta, (al menos en mi ciudad), quizá por el hecho de que al dominar un juego de este tipo podías pasar mucho tiempo con una sola ficha y no era rentable para los dueños. P.D. La música de Hard Head tiene un extraño tono psicodélico que está muy chingón!

Deja un comentario