DAICON IV, el legendario origen de Gainax.

Gainax es uno de los estudios de ánime  con mayor renombre en Japón. Entre sus obras se encuentran tres grandes clásicos de las series animadas: “Nadia: El Misterio del Agua Azul”, “Neon Genesis Evangelion” y “Gurren-Lagann”, además de haber colaborado en la película de Cowboy Beebop.

A pesar de la fama que Gainax tiene en la actualidad gracias a la gran calidad de sus producciones, sus orígenes son modestos; Hideaki Anno, Yoshiyuki Sadamoto y un grupo de ahora célebres animadores, eran artistas y estudiantes desempleados a inicios de los años 80. Por casualidad lograron conseguir un trabajo como freelancers: producir un anuncio animado para la tercera edición de la DAICON, la convención nacional de ciencia ficción de Japón. Nerd stuff, you know. El equipo creó un corto que dejó un buen sabor de boca en el público y organizadores de la convención y lograron el contrato para la siguiente edición de la convención.

Fue entonces que el equipo de Hideaki Anno decidió convertirse en un estudio de excelencia y para la DAICON IV se encargó de producir un corto promocional que ahora es considerado legendario por los aficionados a la animación por su elevada calidad (a pesar de ser un proyecto independiente de  muy bajo presupuesto) y su flagrante violación a los copyrights de una multitud de propiedades intelectuales. Pueden ver DAICON IV aquí:

Como pueden ver, la alta calidad de la animación de DAICON IV es obvia, pero lo más memorable es que presenta personajes de Marvel, DC Comics, Alien, Gundam, Transformers, Star Wars y muchas otras franquicias de entretenimiento de Japón y de todo el mundo, además de tener como fondo musical la canción Twilight de Electric Light Orchestra. Todo usado sin pago de derechos y sin permiso expreso de los propietarios de todas esas licencias.

Por lo anterior, la exhibición del corto fue limitada al tiempo que se usó como comercial local, pues el naciente estudio Gainax no quería meterse en pleitos que supondrían el pago de millones de dólares en regalías y por eso mismo se convirtió en material de culto, pues únicamente existía un número limitado de copias en cinta y disco láser. Durante años la única manera de ver el corto era en funciones privadas y festivales de animación, claro, hasta la presente era de digitalización que nos permite verlo ahora en YouTube para recordar siempre que un grupo nerds organizados puede salirse con la suya y conquistar el jodido mundo si así se lo propone.

Deja un comentario