La senda del ¡PLOP!: Nazis, Disney y Condorito.

Si no eres un millenial imberbe, durante tu infancia posiblemente te tocó ver, en televisión, Betamax o VHS, “Saludos Amigos” (1942) y “Los Tres Caballeros” (1943) de Disney. Se trata de películas compuestas por varios cuentos para niños cuyas historias están inspiradas y ubicadas en distintas regiones de América Latina.

saludos-amigos-movie-poster-1942-1020266947 Los_tres_caballeros-427815233-large

En estos cuentos aparecen algunos personajes clásicos de Disney y se presenta a otros nuevos; “Saludos Amigos” es, de hecho, la película donde debutó José Carioca y “Los Tres Caballeros” marca la primera aparición de Pancho Pistolas. Estos personajes continuaron sus apariciones en algunas películas e historietas de Disney, porque a veces se necesita un toque étnico, ¿no?

Ambas películas son pintorescas y cuentan con algunos momentos memorables, especialmente para las generaciones que crecimos todavía con la animación clásica de Disney; sin embargo, las historias detrás de estas producciones son la verdadera golosina para nosotros los triviávoros.

A principios de la década de 1940, en plena Segunda Guerra Mundial, la paranoia crecía exponencialmente en Estados Unidos. La inteligencia norteamericana sabía que algunas naciones al sur de su frontera mantenían buenas relaciones con los países del Eje, especialmente con Alemania, así que para evitar que los nazis se colaran en su patio trasero, el gobierno gringo puso en funcionamiento la Good Neighbor Policy. Ésta política fue una serie de lineamientos para mejorar las relaciones exteriores con las naciones latinoamericanas bajo la consigna de que Estados Unidos sería un “buen vecino” con los países amigos. En esta política se incluyeron diversas negociaciones como acuerdos comerciales y migratorios, pero también puso en funcionamiento algunos mecanismos de propaganda para mejorar la imagen de los latinos y destacar su participación cultural dentro de Estados Unidos.

Carmen Miranda
Carmen Miranda

Figuras como Carmen Miranda o Dolores del Río fueron explotadas para proyectar la apertura de los norteamericanos hacia América Latina. Como parte de esta avanzada propagandística en el showbiz, el gobierno estadounidense recomendó a toda la industria cinematográfica evitar los estereotipos negativos asociados con los latinoamericanos; ya saben: flojos, dormilones, sucios, deshonestos, comedores de frijoles y todos esos prejuicios speedygonzalescos. Se incentivó a destacar los aspectos positivos y virtudes de la población latina y, de ser posible, mostrar de forma positiva el exotismo y belleza de las culturas latinoamericanas y sus tradiciones. Incluso, se invitó a los principales estudios de Hollywood para que realizaran filmaciones en toda Latinoamérica.

Como parte de estos esfuerzos, Nelson Rockefeller, entonces Coordinador de Asuntos Interamericanos del gobierno estadounidense, comisionó a Walt Disney como embajador cultural en América Latina tras detectar que sus personajes animados eran muy populares en todo el continente. Disney y un grupo de artistas fueron llevados de gira por diversos países de Sudamérica con el objetivo de producir una película de dibujos animados donde algunos de sus personajes clásicos visitarían Perú, Brasil, Argentina y Chile.

Walt Disney
Walt Disney
Nelson Rockefeller
Nelson Rockefeller

El primer producto de este viaje fue “Saludos Amigos”; esta película incluye cuatro cortos. “Lago Titicaca” muestra al pato Donald en el conocido lago andino mientras experimenta atolondradamente las costumbres de la población indígena que habita esa región. Donald repite en un corto más, titulado “Acuarela de Brasil”, en el que el papagayo brasileño, José Carioca, le presenta a su querido “primo gringo” el colorido de las diversas regiones de su país; en una segunda fase, este corto mezcla animación con acción viva en un número musical con la antes mencionada Carmen Miranda y sus bailes frutales.

 film1_1 film7_6

 

 

 

 

 

Un glorioso tercer corto, “El Gaucho Goofy” (no, El Gaucho Tribilín), pone al indescifrable personaje canino del título en el escenario de las pampas argentinas, donde éste trata de asimilar el folclor gaucho. Este fragmento de la película es oro del slapstick animado.36509

Pero el corto a destacar es el titulado “Pedro”, dedicado a Chile. En éste, se personifica a una familia de aviones postales: Papá y Mamá, un par de aviones cargueros, y Pedro, una pequeña avioneta, desde luego presentada como un niño inquieto y curioso que quiere salir a conocer el mundo. El corto narra cómo los aviones padres se ven imposibilitados para entregar una carga de correo en Argentina, volando a través de la Cordillera de los Andes, pero como el correo nunca se detiene, toca el turno a Pedro de hacer su primer vuelo a gran escala para realizar la entrega. Y a partir de allí el corto se torna en un clásico cuento precautorio sobre los peligros de la curiosidad y las virtudes de la mesura.

film3_6 saludos-amigos-classic-disney-18406738-800-600

 

 

 

 

 

Pedro, el niño-avión postal chileno, fue el segundo personaje nuevo presentado en “Saludos Amigos”. Tanto en su caso, como con José Carioca, se trató de representar la esencia de los países de origen de estos personajes; José se convirtió en un clásico porque, bueno, el tipo es Brasil destilado y tiene mucho encanto, al grado de haberse incorporado a la plantilla de personajes secundarios de Disney durante varias décadas.

film4

Pedro… No fue tan afortunado. La verdad es que no tiene mucha gracia como dibujo animado y no nos dice absolutamente nada sobre Chile, por lo que plantearlo como el personaje representativo de ese país simplemente no funcionó; vamos, es un personaje muy poco carismático que no tenía posibilidad de lucir, sobre todo al lado de Donald, Goofy y José Carioca, que dentro de la ñoñería que es Disney, son los más cool.

El caricaturista Rene Ríos “Pepo” pensó lo mismo cuando “Saludos Amigos” se estrenó en Latinoamérica. Supuestamente, Pepo se indignó muchísimo; consideró que Pedro era una burla contra los chilenos, a quienes se representaba como torpes, cobardes e ineptos. Vaya, que la hipersensibilidad y la corrección política no se inventaron en el siglo XXI, ni por las redes sociales.

condorito

El ofendido Pepo decidió crear un personaje que realmente representara la identidad esencial y la grandeza del pueblo chileno; inspirado por el escudo de armas de ese país, donde figura un majestuoso cóndor andino, nació Condorito junto a un amplio reparto de personajes como Yayita, Pepe Cortisona, Huevo, Coné y muchos otros que formaron a la celebre pandilla de Pelotillehue. Condorito se convirtió en ícono latinoamericano y en una de las historietas más importantes y difundidas a nivel mundial.

1218418697344_f

¿Es el glorioso ícono chileno que Pepo tenía en mente? Difícil saberlo, pero es admirable el empeño de esta historieta por repetir la misma estructura de chistes durante 60 años; en este punto, las cosas buenas que aportó Condorito se sienten como una cucharada sopera de Nutella que se extendió sobre un pan que mide un kilómetro cuadrado. Cabe señalar que ésta es una versión del origen de Condorito, pues hay varias acusaciones de plagio hacia Pepo y ya saben que los orígenes autorales de los personajes de historieta se caracterizan por ser difusos.

“Los Tres Caballeros”, la otra película surgida de la incursión latinoamericana de Disney, se siente como una secuela de “Saludos Amigos” y es más divertida. Se revisita América del Sur en varios cuentos, pero la mitad de la película se centra en México. Lo más destacable es que aparece por primera vez el Aracuán, un prodigio de personaje y el troll definitivo de Disney.

Tres_Caballeros

Ambas películas valen la pena y pueden encontrarse fácilmente en internet o en formatos caseros, pero creo que se necesita una dosis de nostalgia para disfrutarlas realmente. De nuevo, lo grandioso de esta historia es esa cadena de eventos e improbabilidad que propició que la paranoia sociopolítica derechista de los Estados Unidos culminara con la creación del tercer ícono de la historieta latinoamericana, sólo a la par de Mafalda y Memín Pinguín. Y tal vez con esto aprendemos algo sobre cómo funciona realmente el Universo: todo está conectado, el mundo es un pañuelo y, tal vez, todos estamos a seis grados de separación de Kevin Bacon.

tumblr_n7lhg3FLjZ1si1t4yo1_500

Bonus feature: si saben del Aracuán, disfrutarán esto. O no.

Deja un comentario