Simon Pegg tiene una opinión y hay que hacerlo pedazos (según Internet)

Al parecer, el mundo acaba de conocer a Simon Pegg, porque he visto una cantidad elevada de artículos, tweets y estatus de Facebook en los que, prácticamente, lo condenan a la hoguera. Al cadalso. Al Sarlacc.

En contexto: hace un par de días, dijo que Daniel Craig aparecerá como un Stormtrooper en The Force Awakens. Por supuesto, hubo cientos de notas mencionando el hecho. De nuevo, parece que nadie lo ha visto dar este tipo de declaraciones, simplemente por jugar.

Luego: durante una entrevista a Radio Times, de pronto soltó una opinión: tal vez nuestros gustos (fantasía, ciencia ficcción) han infantilizado el cine. Y a nosotros mismos. Y, tal vez, a veces no nos ocupamos de los asuntos reales y preocupantes. Además, los grandes estudios antes se ocupaban en producir películas con tramas complicadas y tortuosas y hoy están inmersas en el mundo de la fantasía.

Desde luego, muchos se enojaron ¿Por qué? Porque ¿cómo se atreve alguien, quien sea, a tener una opinión? ¿CÓMO?

Quienes han seguido la carrera de Pegg, que ha pasado por varios geekdoms, como el de Mission: ImpossibleDoctor Who, Star TrekStar Wars, sabe que es fan de contestar con bromas y con mentiras en muchas de sus entrevistas. Esperar un tratados sociológico que hable a favor del establecimiento del cine de superhéroes y espías de parte de un británico que ha dedicado la mayor parte de su carrera al humor, bueno, es un poco irreal.

Pegg tuvo que aclarar sus comentarios, dada la reacción de muchas personas que a) Esperan cualquier oportunidad para crear un encabezado incendiario o b) Son consumidores y espectadores que esperan que los actores, directores y guionistas que han trabajado en cualquier cosa que les haya gustado, hagan y opinen lo mismo para siempre.

En su blog, habla con más profundidad del tema. El link está por aquí. Les voy a resaltar algunas cosas:

  1. Cuando los estudios deciden que la película sea más espectáculo que otra cosa, pierde sustancia, deja de ser interesante.
  2. Los estudios siguen teniendo la última palabra cuando se crea un producto de ficción y siempre que lo sientan necesario, intentarán edulcorarlo para que se pueda vender mercancía.
  3. Ex Machina y Mad Max: Fury Road, son ejemplos de que se puede hacer cine de ciencia ficción y fantasía que siga siendo sorprendente y emocionante, sin que tenga que ser condescendiente con la audiencia.
  4. Es bueno voltear a ver nuestras aficiones y cuestionarnos si estamos recibiendo lo mejor posible.
  5. Es bueno cuestionar por qué canalizamos nuestras emociones a través de productos de ficción (incluyendo reality shows y chismes de la farándula) en lugar de asuntos del mundo real.
  6. Hace una broma acerca de subirse a su “hipocricóptero” para seguir escribiendo el libreto de Star Trek Beyond.
  7. Dice que no toda la ciencia ficción y fantasía son infantiles, que sigue siendo “nerd y orgulloso” y que… Timothy Dalton y Pierce Brosnan también serán stormtroopers en The Force Awakens.

Aquí la cosa es que, primero, estamos regresando a la era de ser altamente intolerantes con las opiniones de los demás, pero muy permisivos cuando se trata de asuntos reales. Hoy, por ejemplo, Bloo me hizo notar el caso de un tipo quien, básicamente, logró correr a una chica porque no le hizo caso a su amigo. Más allá de eso, cometió varios actos ilegales para lograrlo y, además, condenó de manera muy moralina el que la chica se acostara con quien ella quisiera. Lo peor: muchas mujeres defendieron al sujeto.

Furious 7

Por otro lado, ay de aquél que se atreva a decir que no le gustó Furious 7. O que es más fan de Star Wars que de Star Trek. O que no entiende el atractivo de Firefly. Llega la horda y lo meten en carbonita, lo despachan a Ceti Alpha V y en la nave incluyen 100 xenomorfos, solo por si acaso.

Tengo amigos (Ulises, por ejemplo) a los que les gustó mucho Age of Ultron. A mí no me gustó. Lo hice bastante público, en un podcast ¿Me dejaron de hablar? No ¿Les dejé de hablar? No. Y, por otro lado, tengo followers en Twitter que tomaron personal el que yo dijera que Asa Butterfield no estaba nada mal como Peter Parker, en caso de que lo eligieran ¿Cómo me atrevo?

firefly

Ese tipo de comentarios son los que yo tomo como infantiles en torno al geekdom. Es como esperar que la película basada en un libro siga al pie de la letra todo lo que pasa en el material original. Una de las mejores películas de superhéroes es Spider-Man 2, de Sam Raimi, que no sigue en realidad muchos de los orígenes e historias de los personajes. Pasa lo mismo con la trilogía Batman de Nolan. Y con, prácticamente, todo lo que se adapta.

Otro tipo de comentario infantil es descalificar a quien, por ejemplo, juega títulos de Nintendo regularmente. O de PC en Steam. O lee cómics. O solo consume las novelas de Game of Thrones. O solo ve la serie de Game of Thrones. O prefiere el manga al anime y viceversa. El patrón es: mira, solo mi pelota tiene los colores más bonitos y bota mejor. Y si no te gusta, te odio. Si no te gusta, cállate, no tienes por qué opinar. Si no te gusta, eres malo, yo soy bueno.

Este sitio es prueba de que a varios nos gustan distintos tipos de entretenimiento. Pero, por ejemplo, los que le gustan a Lorena son distintos (no necesariamente contrarios) a los que me gustan a mí. O a ustedes. Pero nos gusta compartirlos, platicarlos, desmenuzarlos, consumirlos. Y no quiere decir que el resto de ellos nos parezcan aborrecibles. O que no leamos, veamos o escuchemos otras cosas.

Creo que hay suficientes versiones de cultura pop como para satisfacer a todo mundo. Puedes ser fan de Family Guy o de Bob’s Burgers. Te puede encantar la idea de The Force Awakens o la de Star Trek Beyond. O las dos. O todas. O ninguna. Hay productos en desarrollo como Preacher que no necesariamente apelan a todas las audiencias, pero que es bueno que se estén produciendo. Y sí, los problemas reales del mundo están ahí y, sí, sería muy beneficioso ocuparnos de ellos con la misma prontitud que nos lanzamos a crucificar a alguien cuando tiene una opinión.

Y, miren, ni siquiera tienen que estar de acuerdo con la posición que tomen algunas personas. Por ejemplo, yo no espero que estén de acuerdo conmigo y muchos pensarán que no quieren enterarse de nada que pase en las noticias y que el mundo de los cyborgs, dragones y superhéroes es mejor. Y que fuchi Mad Max, fuchi las películas de drama y fuchi los documentales.

El asunto es… que nadie tiene por qué recriminarles su posición y reducirlos a “traidores” o “uncool”, solo porque opinan algo. No se llenen de veneno. Mejor maravíllense ante un mundo en el que pueden tomar toda clase de decisiones.

Un comentario Añadir valoración

  1. Angel Fco dice:

    Totalmente de acuerdo Lex. Otro tipo de fanboys que son así, son los que pelean por algún partido político o candidato… creo que estos son los peores… bueno y los religiosos, son de mente muy cerrada.

Deja un comentario