Super Smash Bros. en primera persona: una reflexión sobre la realidad virtual

Oculus Rift, Project Morpheus, Hololens, Google Cardboard… La presunta realidad virtual se perfila para ser el sabor de 2016 y la gente se pone loca y muy optimista con algunos conceptos, como esta recreación de Super Smash Bros. en primera persona:

Se ve cool. Pero pensé que esa idea de interacción de cuerpo completo con movimiento real ya había sido superada, después de todo Wii y Kinect ya nos habían echado en cara lo que siempre ha estado allí: somos flojos y no es divertido mover más allá de un dedo para jugar.

Sin duda la realidad virtual puede ser una tecnología impresionante, pero todavía no se ha creado un concepto que la aproveche para crear entretenimiento de calidad bajo un nuevo esquema de interacción. Por ahora sólo se han presentado reimaginaciones de las fórmulas de videojuego que ya tenemos con una nueva interfaz gráfica y unas mecánicas más complicadas de lo necesario. Sí, ese es su encanto, pero la efectividad del control tradicional de videojuegos está probada; se puede controlar muchas cosas con unos cuantos dedos y no hace falta más. Es un esquema de interacción con una complejidad irreductible que nos brinda la funcionalidad, simpleza y versatilidad que el entretenimiento necesita.

Cuando la exageradamente llamada realidad virtual muestre sus arrugas la gente olvidará, nuevamente, eso del movimiento real y los manotazos al aire a lo Minority Report y verá esta tecnología como lo que realmente es: realidad aumentada en esteroides y head-tracking glorificado.

Esta es una modita que incluso podría quedarse sin nacer.

Video vía Hypebeast

Deja un comentario