Un buen momento para revisitar Metrópolis

Este fin de semana vi Metrópolis, ya saben, la clásica película expresionista alemana dirigida por Fritz Lang, una de las primeras distopías del cine en la que se advertía de los peligros de la tecnocracia, la plutocracia, la deshumanización  a partir de la tecnología y muchos otros temas sociales presentados a través de metáforas.

Se trata de un hito en la realización cinematográfica y una de las piedras angulares de la ciencia ficción y la cultura pop, por eso creo que vale la pena recordarla hoy, pues precisamente en este día (25 de mayo) celebramos a The Hitchhiker’s  Guide to the Galaxy y a Star Wars, dos obras sin las que sería imposible entender la cultura actual y que no existirían de no ser por el trabajo fundacional que representó Metrópolis. Tan sólo hace falta ver a C3PO, uno de los homenajes más claros a la película de Lang que se han hecho (George Lucas prácticamente copió el diseño de la robot María para su androide de protocolo).

Vi Metropolis por, creo, quinta vez, porque apenas me enteré de que existe una nueva versión restaurada en 2010. La versión completa de la película se perdió hace décadas y lo que conocíamos los cinéfilos actuales era una versión reeditada a la que le faltaban 25 minutos de metraje, casi una cuarta parte de la película.

Ahora existe esta versión restaurada gracias a que en 2008 fue descubierta una copia de la versión completa en el archivo del Museo de Cine de Buenos Aires. Eso es buena suerte y nos llena de esperanzas a los aficionados al cine que quisiéramos poder ver otras películas perdidas como London After Midnight.

Pueden ver la versión completa de Metrópolis en YouTube con subtítulos en español:

Dato de trivia adicional: uno de los cinco “robots” que se utilizaron en el rodaje de Metrópolis se encuentra en México. Fue adquirido por un “importante director de cine mexicano” quien lo compró al legendario coleccionista de Hollywood, Forrest  J. Ackerman. Sospecho que fue González Iñárritu quien compró a esta María, pero me encantaría que hubiese sido Guillermo Del Toro. Ya lo sabremos.

Deja un comentario