Un poco de poesía vogona para celebrar el #DíaDeLaToalla

25 de mayo. Otro Día de la Toalla, ¡por fin! La celebración interuniversal en honor a Douglas Adams, autor de la Guía de autoestopista galáctico, se compone de distintas actividades alrededor del mundo. El común denominador es el acto de portar una toalla como parte del outfit cotidiano, además de darle una buena lectura a algún pasaje de alguno de los libros de la “trilogía de cinco” de Adams. Pero, hey, hay un montón de otras maneras de acercar a una vida de frood a los que van por ahí sin rumbo y, de paso, pasarlo en grande.

Una de las más socorridas alrededor del mundo, por divertida y ridícula, es la escritura y lectura de poesía vogona.

La poesía vogona -de la raza extraterrestre de los vogones, tremendamente burocrática e insensible- es la tercera peor de la galaxia. Sólo la supera en vomitiva la de los azgoths de Kria y la de algún terrícola poco articulado (el rumor dice que, incluso, algunos poetas guanajuatenses publicados podrían ser vogones).

Estos seres despreciables encuentran, a veces, tiempo entre sus memorándums, recibos, acuses y documentos legales para componer versos. Terribles versos.

Tengo la suerte de enseñar lenguajes y literatura en una escuela fantástica. Lo he hecho por años, no es un secreto. Año con año conmemoramos a Douglas Adams con nuestras toallas, con lecturas del libro, proyecciones de la película… y con poesía vogona vomitiva. Los chavales -que son muy jóvenes y muy geniales- se ponen en la piel de un poeta guanajuatense con dudosa beca (perdón, de un vogón) y escriben y recitan. Y a veces, algún órgano interno de alguien se pulveriza y tenemos que intentar salvarle la vida, no sin antes hacer una solicitud, enviarla por triplicado, traspapelarla, encontrarla, actualizarla, devolverla porque no estaba bien llena, pedir documentos adicionales, cotejarlos, 

La educación puede ser divertida. Gracias, Douglas Adams.

Un #DíaDeLaToalla teen. Todos portan libro de Douglas Adams, toalla y su respectivo poema vogón (en el bolsillo trasero del pantalón, claro).

A continuación, me permito este espacio privilegiado (gracias, Mongo) para publicar algunos de estos versos putrefactos. ¿Son malos? ¡Son muy malos! Rimas imbéciles, estructuras que no lo son, imaginería tarada, cursilería escatológica, cero naturalidad, ¡qué talento para hacer trastadas! Así que lea bajo su propio riesgo, jupi. Están advertidos y los reclamos… sólo se hacen vía burocrática vogona, así que me llegarían dentro de seis años, con suerte. Nosotros, por lo pronto, ya tenemos preparado un detonador gargárico pangaláctico para brindar por quien se deje. Ojalá los vogones no acaben con todo lo bonito del mundo. No, no hace falta: ojalá que los humanos no acaben con todo lo bonito del mundo.¡Cin cin!

Disfruten. O no.

El olor de tu podrido pensamiento
Amaury Córdova Grufleguble

Cómo te levantas por la mañana
Sintiendo que la pus de tu cerebro resbala
Y desgarra los ríos de sangre cual bala
Pues el olor de tu podrido pensamiento nada iguala

Colgado de las vísceras con suavidad crispante
Masacrando las vísperas con ardor irritante
La comezón de tus verrugas ha tornado chirriante
El sudor que resbala en tu desollada farsante

Un ególatra atrabiliario parió
Un cruento gonorreico que pronto ardió
Que la seborrea sea uno con él
Como lo fue con ella que ahora chorrea

En tu machacado rostro encontramos el final
En tu descompuesto cacumen algo banal
Como acaba esto tal vez sea honesto
Pues a lo mejor fuistes puro incesto

* * *

Un poema de amor
Valentina Botaya Bolarina

Con tu panza blanca
¡Nunca te cortas las uñas!
Tienes manos gordas
y                     pies                      peludos
Salpicas
.                  cuando
.                                     comes…

* * *

“Oigan, ¡pero rima!”
Amalia Jiménez Groop (Oops!)

¡Corran, gusanos, corran!
Pero no se recorran
(Porque no lo soportan)
Y luego se atiborran

No pierdan sus intestinos
¡Cómanse sus danoninos!
No pierdan los caminos
Busquen a…
a…
a…
a sus padrinos.

* * *

Amor millennial (todo ansioso)
Jesús “Chewy” García Glaglancó

Yo te amo glaglanizadamente
si no te tengo, ¡me da diarrea!
Mi amor, ¡que ya estoy manchado!
Es porque tú me tienes enganchado…

* * *

Oda a algo
Elisa Aguilar Ligabujas

La banana brillaba
El melón es as(z)ul
———–Qué cool
Pero el día del chango, del león
Ya llegó así como el tul
Que es de lo más elegante
¿Será color de neón
Para poder contrastar alegremente?
Atentamente, San Valente.

C/S.

Deja un comentario